La verdad sobre las “Aguas de Ezeiza”

 

Congresos Nacionales de FeTERA 2013

Resoluciones, Declaraciones y Documentos.

Documento aprobado por el XIII Congreso Nacional Ordinario, realizado en el Sindicato Luz y Fuerza Mar del Plata, el 22 de marzo de 2013 

Mar del Plata, 22 de marzo de 2013.

El pasado 4 de marzo de 2013 el Juzgado Federal de Lomas de Zamora resolvió archivar la causa 5.452, caratulada: “ACTUACIONES INST. POR AV. PTA. INF. ARTS 200 Y 207 C.P.”, más conocida como “LAS AGUAS DE EZEIZA”, por inexistencia de delito.

 

SÍNTESIS DE LOS ANTECEDENTES: 

En las actuaciones se investigaron las posibles afectaciones al medio ambiente producidas como consecuencia de la actividad desarrollada en el Centro Atómico Ezeiza (CAE), dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), en lo concerniente a que la disposición de residuos generados por dicho organismo habría afectado las napas freáticas de la zona de influencia en donde se encuentra emplazado el CAE, erigiéndose sospechas de una presunta contaminación del agua de consumo de la población aledaña y circundante, principalmente la de los partidos de Ezeiza, Esteban Echeverría y La Matanza.

Dichas actuaciones tuvieron origen en virtud de una publicación del 16/03/2000 en la Sección “Cartas de Lectores” del Diario La Nación, efectuada por los Dres. Stighliz y Eguiguren pertenecientes a la Asociación contra la Contaminación Ambiental de Esteban Echeverría y Ezeiza.

El Juzgado de Lomas de Zamora designó perito de la causa, en setiembre de 2000, al Licenciado en Ciencias Geológicas, Fernando Máximo Díaz, y le encomendó la constatación de la presencia de contaminación en las aguas subterráneas empleadas para consumo humano e industrial, que pudiera tener como origen las actividades realizadas en el CAE.

Bajo la responsabilidad del Perito se realizaron muestreos del agua de consumo a través de pozos seleccionados al efecto y se pidió al Tribunal la posibilidad de efectuar los estudios analíticos en distintos laboratorios del país.  Existía imposibilidad técnica de la mayoría de los laboratorios recomendados a excepción de los de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), donde finalmente se decidió (febrero 2004) realizar los análisis radioquímicos de las muestras con la intervención de un equipo de veedores designados por el Tribunal.  Al Laboratorio Químico del Instituto de Tecnología Minera (INTEMIN) se le encargaron los análisis químicos.

El informe del Perito sostuvo la presencia de una fuerte contaminación proveniente de las actividades del CAE.  Este informe fue fuertemente cuestionado por distintos sectores especializados en el tema.  Uno de ellos, proveniente de la Sociedad Argentina de Radioprotección (SAR), afirmó que los valores de concentración de actividad de todos los radionucleidos analizados resultaron en su totalidad menores a los valores guía recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por ende no presentaban riesgo radiológico alguno para la población.

Por otra parte, la ARN acompañó a la causa sus propios informes y los de expertos de diversos organismos nacionales e internacionales de reconocida trayectoria y prestigio, tales como el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control (ABACC), la Academia Nacional de Medicina, la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad Nacional de Cuyo, la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UBA, la Universidad Nacional del Sur – Bahía Blanca, la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, la Universidad Nacional de San Luis, el Instituto de Geocronología y Geología Isotópica del CONICET, la Organización Panamericana de la Salud, Organización Mundial de la Salud, entre otros organismos. De los citados informes se desprende que las mediciones de las muestras de agua no representaban riesgos por motivos radiológicos inaceptables y que los valores estaban por debajo de los recomendados por la OMS.

El Perito produjo nuevos informes que suscitaron nuevos rechazos y controversias y nuevas actuaciones a lo largo del tiempo que llevaron a la designación y participación de un grupo independiente de expertos del mundo, para realizar un peritaje internacional, provenientes de organizaciones supranacionales tales como, el Organismo Internacional de Energía Atómica, el Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR), la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, la Asociación Internacional de Protección Radiológica (IRPA) y la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP), entre otras organizaciones.

Las principales conclusiones determinaron que no existía contaminación, producida por el hombre, con elementos radiactivos en el suelo superficial, en el subsuelo ni en las aguas superficiales o subterráneas utilizadas con fines de suministro de agua para consumo humano en los partidos de Ezeiza, Esteban Echeverría y La Matanza, Provincia de Buenos Aires.  A similares conclusiones llegaron también, tiempo después, otros organismos tales como el CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas de España).

CONCLUSIONES:

La FeTERA destaca la labor de los trabajadores de las instituciones nacionales (esencialmente militantes de esta Organización) que, con conocimiento, idoneidad, responsabilidad y profesionalidad coadyuvaron al esclarecimiento de los hechos que se detallan en la causa, mostrando lo innecesario que resultó requerir y dar participación a organismos internacionales que finalmente arribaron a conclusiones similares a las nuestras, con el agravante del costo que le significó a nuestro país, tal participación, sin justificación valedera que lo ameritara.

La FeTERA rechaza la demora excesiva en dar a conocer los resultados del peritaje internacional.  También rechaza el accionar de: 1) los Doctores Stigliz y Eguiguren, Presidente y Secretario, respectivamente, de la Asociación contra la Contaminación Ambiental de Esteban Echeverría y Ezeiza; 2) el Prof. Raúl Montenegro, de Córdoba, y la Fundación para la Defensa del Ambiente (FUNAM); 3) el señor Juan Carlos Villalonga y Greenpeace Argentina.  Todos ellos “montaron escenarios” a partir de información falsa, generada por ellos mismos, en contra de la actividad nuclear nacional y de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Autoridad Regulatoria Nuclear.

La FeTERA rechaza fuertemente el accionar tendencioso de los medios de comunicación que publicaron con títulos catástrofe las afirmaciones falaces de dichas personas y organizaciones y que no han hecho difusión de lo resuelto recientemente por el Juzgado Federal de Lomas de Zamora con el mismo grado de notoriedad, esto es, archivar la causa por inexistencia de delito.

La FeTERA lamenta la preocupación, el temor y el daño causados durante mucho tiempo a los vecinos de los partidos de Ezeiza, Esteban Echeverría y La Matanza, que por el accionar irresponsable de las personas y organizaciones, arriba citadas, tuvieron que incurrir en gastos significativos para evitar el uso del agua potable para protegerse y proteger a sus hijos habida cuenta de las recomendaciones absurdas, por la falta a la verdad, de las personas y organizaciones mencionadas.

Comisión Redactora: Carlos Granero; Aldo Villavicencio; Rodolfo Kempf; Agustín Arbor González

 

 

Está aquí: Inicio FeTERA Congreso Nacional FeTERA Congreso2013 La verdad sobre las “Aguas de Ezeiza”