Noticias Gremiales

Dora Martínez #8M: “La lucha del feminismo es por la libertad. Es una ebullición que no se puede frenar”

  • Imprimir

Dora Martinez, secretaria Adjunta de la CTA Autónoma a nivel nacional y activista feminista, habló con Prensa FeTERA sobre el nuevo aniversario del 8 de marzo donde se realizará un paro internacional de mujeres y feminista. Martínez se refirió a los distintos temas de la agenda de los feminismos en la Argentina y cómo trabaja la CTA Autónoma estos debates luego de un año que estuvo marcado por la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito donde se llegó a convocar a más de un millón de mujeres.

 

Entre otras definiciones, Dora Martínez, señaló que como CTA Autónoma (CTA-A) “vamos a participar del paro internacional de mujeres y vamos a impulsar distintas acciones en los lugares de trabajo. Nuestra CTA convoca como central sindical al paro internacional”. Además, indicó que las mujeres “somos mano de obra explotada por el capitalismo y por el patriarcado”. Sobre las reivindicaciones respecto del #NiUnaMenos alertó ante una preocupante cifra: “En la Argentina en lo que va de este año ya fueron asesinadas 44 mujeres”.

Respecto de la lucha por la despenalización del aborto, Martínez subrayó que “nuestro país está siendo observado por todo el mundo por lo que viene ocurriendo en nuestro país con la lucha feminista y por la legalización del aborto”.

Sobre la “marea verde”, el cada vez más masivo movimiento de mujeres y feminismos que hay en la Argentina, dijo: “Las feministas de tantos años hemos sembrado y hoy hay una ebullición que no se puede parar”.

¿Cómo se prepara la central para este 8M y el paro internacional de mujeres/feminista?

La CTA Autónoma, como ha hecho históricamente, este 8 de marzo vuelve a estar en las calles porque somos parte de la convocatoria del Paro Internacional de Mujeres desde el espacio intersindical con las otras centrales.

Estamos en unidad planteando reivindicaciones todos los 8 de marzo desde un sector del sindicalismo feminista. Pero este espacio tiene una gran amplitud porque participan también las compañeras que vienen peleando desde las organizaciones sociales y que todas tenemos una gran identidad de clase. Por eso, los 8 de marzo históricamente han sido entendido como el día de lucha de las mujeres trabajadoras.

En este espacio participan distintas organizaciones feministas con sus reivindicaciones que tienen que ver con la deconstrucción de las prácticas patriarcales; que tiene que ver con la denuncia para terminar con los femicidios, donde en la Argentina en lo que va de este año 44 mujeres fueron asesinadas por sus ex parejas o sus parejas y que nos habla de que por más que hayan crecido los movimientos de mujeres y los feminismos en las calles, hay una tensión y un avance de la misoginia, del racismo, la xenofobia, lesbofobia, de la transfobia, que implica que los cuerpos feminizados sean atacados, amedrentados y asesinados por varones. Esto habla de la desigualdad en las relaciones de poder entre los géneros. En este caso, los hombres creen y detentan todavía jerarquías que hacen que nos asesinen. Estas son algunas de las denuncias que seguimos haciendo en las movilizaciones, pero este 8 de marzo con más fuerza y más convocatoria.

Después está el espacio intersindical en donde confluimos no sólo las centrales sindicales sino también las organizaciones de base que hacen a la vida de nuestra central.

¿Cuáles son las reivindicaciones este año?

Hay una fuerte denuncia sobre el modelo social y político que este gobierno nacional de Mauricio Macri lleva adelante, que María Eugenia Vidal en la provincia y Horacio Rodríguez Larreta en la ciudad de Buenos Aires y los gobernadores de Cambiemos han implementado y que tiene que ver con las políticas anti-trabajadores/as y anti-pueblo. Son políticas principalmente de ajuste económico y de fortalecimiento de políticas de precarización laboral. Son políticas del FMI y el gobierno para endeudar por más de 100 años al país. Es una deuda sobre los argentinos y argentinas, sobre nuestros hijes y nietes.

Son políticas de falta de acceso al trabajo en igualdad de condiciones que los varones. Hoy a las mujeres todavía nos sigue costando acceder a puestos de conducción laboral porque se ha naturalizado que somos las que tenemos a cargo la crianza de los hijes y el cuidado. Se naturalizó que las mujeres no podemos acceder a ciertos lugares y sí los varones. Bueno, esto es una práctica sistemática que se va cuestionando cada vez fuertemente gracias a las delegadas y comisiones internas que vienen entendiendo que esto es una injusticia.

Los cuidados de las casa y los hijos e hijas se naturalizó ancestralmente que son cosas que hacemos las mujeres y personas no binarias. Se dice que hacemos estas tareas las hacemos por amor. Y no es por amor, estas tareas que hacemos las mujeres es trabajo no reconocido. En la década de los 60 y 70 los feminismos en Italia, Alemania, Francias, entre otros países, peleaban también por esto, peleaban para que estas tareas sean reconocidas como un trabajo y se pague un salario.

Las mujeres tenemos una doble opresión: somos oprimidas como los varones por el capitalismo; somos oprimidas en las casa porque tenemos que hacer estas tareas. Este trabajo está invisibilizado y el capitalismo necesita. Por eso este paro denuncia todo esto. El paro denuncia que somos mano de obra explotada por el capitalismo y por el patriarcado. Por eso el capitalismo necesita de este trabajo. La consigna ante esto afirma que “si nosotras paramos el mundo se para”.

Estamos construyendo un 8 de marzo donde además de ser un paro, las centrales sindicales convoquen. Nuestra CTA Autónoma convoca como central al paro internacional. Entendemos que hay modalidades que respetamos. Hay sectores de los laburos que van a decir que “a las 12 del mediodía vamos a hacer acciones que visibilicen nuestra protesta y del sector vamos a la marcha”. Pero hay sectores donde las compañeras van a ir al trabajo pero no van a trabajar, van a hablar con los compañeros y compañeras de trabajo, van a hacer asambleas, van a haber diferentes acciones como radios abiertas, exposición de fotos. Todo en el marco del paro internacional.

¿Qué aportes o aprendizajes crees que los/as trabajadores/as y los sectores populares deberían tomar de la lucha feminista en la Argentina?

Sobre los aportes del feminismo, creo que al ser los distintos feminismos una ideología de liberación de las mujeres es también una ideología de liberación para los varones. Creo que hoy, con la irrupción de la marea verde por un tema tan sentido para nosotras que tiene que ver con la legalización del aborto, la Argentina está siendo observada por todo el mundo por lo que viene ocurriendo en nuestro país con esta lucha. Sobre todo por lo que pasó el año pasado, que fue muy emblemático lo que significó la discusión y media sanción en la Cámara de Diputados y lo que pasó en el Senado. Allí, con toda esa expresión popular, donde se llegó a hablar de una participación de más de un millón de mujeres en esa marea verde que tomó como parte de esta construcción la discusión sobre la libertad que se tiene sobre esa decisión sobre su propio cuerpo. Yo creo que hay un punto central en la lucha con los feminismos y las expresiones que se auto-perciben no binarias desde su corporalidad, de los varones antipatriarcales que están diciendo que ellos desechan ese privilegio de sentirse varones.

Creo que están ocurriendo muchas cuestiones que nos interpelan como conjunto, como sociedad, como pueblo. Lo que valoro es que las feministas de tantos años hemos sembrado y hay una ebullición que no se puede parar. Esto pone en primer lugar la cuestión de que hay que seguir siempre la lucha y la batalla por la libertad. Esto es lo que yo rescato de todo lo que está ocurriendo. Es una lucha que viene incluso de antes del siglo XVII. Estamos hablando de mujeres luchadoras de siglos anteriores, de mujeres anarquistas, luchadoras trabajadoras, de académicas, entre otras, que estamos luchando por la libertad. Esto para mi es muy fuerte y continúa. Hay que ponerle todo el fuego a esto.

¿Cómo se trabaja la agenda de la lucha de los derechos de las mujeres y disidencias hacia el interior de la CTA Autónoma y qué falta por hacer en el futuro?

Desde que asumimos esta nueva etapa la conducción de la CTA Autónoma en el congreso último se votó la paridad en las conducciones locales, provinciales y nacionales de la central entre varones, mujeres, no binarios y disidencias. Aunque no lo hemos dicho así, es así. En algunos lugares estamos 50 y 50, en otros hay más mujeres y en la Mesa Nacional de la CTA-A se refleja un avance, aunque no tenemos 50 y 50. Creo que las mujeres estamos en el 47%. Me parece que el espacio de mujeres y disidencias de la CTA Autónoma lo que expresa es romper con una estructura donde había una secretaría de Género, que lo que hace a veces es cosificar respecto de que las mujeres toman los temas de las mujeres. Esto justamente no es así por todo lo que venimos hablando. Creo que estamos discutiendo con las compañeras sindicales y con las de territorio qué nuevos debates tenemos como desafío para que sean temas de agenda en la central. Tenemos varios de esos nuevos temas de agenda y tiene que ver con ser parte, como fundadores/as, de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Otro tema en la agenda son las necesidades y debates en los territorios, que son un mosaico porque van desde las necesidades de discutir y abordar el tema de las violencias hacia las mujeres en los barrios. Otro tema es cómo despatriarcalizar las discusiones y temas dentro de la CTA. Esto es un desafío que lo tenemos que encarar todos y todas. Para esto estamos tratando de construir borradores de documentos donde son los propios compañeros y compañeras van planteando. Vamos discutiendo cómo es la lucha anticapitalista, tal como nos definimos como central, además de autónoma y antiiperialista, entre otras definiciones, y cómo es la lucha y la disputa contra las prácticas patriarcales donde el sindicalismo tiene historia. En las distintas expresiones sindicales, aunque desde la CTA Autónoma venimos trabajando en esto, cuesta un montón debatir estos temas. Son las propias compañeras las que nos dicen, y compañeras de otras centrales. Digamos, en todos los ámbitos sindicales hay una disputa contra el patriarcado donde nosotros como central tampoco estamos exentos. Es una lucha de mayor apropiación de reconocimiento político al pensamiento feminista.

 

Mujeres y Disidencias Trabajadoras - CTA Autónoma

 


Prensa FeTERA